Saltar al contenido

Bitcoin

que es el bitcoin

En este artículo encontrarás la definición dada a Bitcoin. Las ventajas que representa su existencia, los inconvenientes en su uso y una proyección hacia lo que será su futuro.

¿Qué es el bitcoin?

El bitcoin, criptomoneda o moneda virtual es un concepto creado alrededor de una forma de pago o de una mercancía cuya posesión no implica necesariamente su acumulación física.  El  término Bitcoin se refiere a un protocolo cibernético y a una red que lo hace posible. Comenzó a mencionarse en 2009 y se atribuye la creación al nombre, también virtual, de Satoshi Nakamoto, puesto que en el ciberespacio, nada es lo que parece.

que es el bitcoin

La tecnología que hizo posible la aparición del Bitcoin es conocida con el nombre de blockchain, la cual se conceptualiza como un libro contable de acceso público, en el que se asientan todas las transacciones realizadas, de manera tal que, al ser conocidas por quienes tienen acceso,  no pueden ser ocultadas ni falsificadas.

Se emplea el término Bitcoin -con mayúscula- para aludir a la red que lo procesa, y bitcoin – en singular, bitcoines si es plural – con minúsculas –  a las unidades intercambiables que se producen a través de esa cadena de bloques.

A grandes rasgos, el Bitcoin es un proceso informático descentralizado, lo cual quiere decir que no es generado por gobierno. Fue concebido como una  manera de generar intercambio de valor para particulares, fuera de las regulaciones y políticas de estado o la aprobación del sistema económico tradicional, regulado por la banca, tanto nacional como internacional.

Puede interpretarse que fue concebido como sistema a través puede lograrse un manejo “limpio” de los recursos al impedir el doble gasto, es decir, que se utilice un mismo bitcoin varias veces. Otra peculiaridad de este sistema es no es necesario conocer la identidad del usuario (propietario), lo que cuenta es la identificación del equipo que forma parte de la red así como la información que éste intercambia con los otros nodos miembros, de manera tal que se protege a la red de posibles amenazas e invasiones de usuarios desconocidos e incluso la intromisión de otras redes.

Como proyecto y producto de la tecnología, el protocolo Bitcoin es susceptible de ser revisado frecuentemente con la finalidad de hacerlo más eficiente, más seguro, a prueba de invasiones, siendo considerado por algunos entusiastas como el sistema de intercambio del futuro inmediato, mientras otros, con más reservas, consideran que puede ser usado para perpetrar fraudes, servir al encubrimiento de operaciones de dudosa procedencia e incluso de aquellas francamente contrarias a la ley..

Otros analistas afirman que el bitcoin carece de valor por no estar respaldado en valores tangibles, y ya que no se regula por leyes conocidas, sino por sus propios códigos internos, los usuarios podrían estar a merced de un inesperado cambio en las reglas. Adicionalmente, el valor designado al bitcoin es sumamente alto. No obstante, son conjeturas que se hacen basados en la referencia de los sistemas económicos conocidos previamente en la historia humana.

De acuerdo a las fuentes consultadas, el Bitcoin cumple con unos principios, los cuales se comparten a continuación:

  • Tiene una cantidad máxima de producción establecida, la cual no sobrepasará, bajo ningún concepto, la suma de 21 millones de unidades.
  • Las transacciones no están sujetas a la aprobación ni al cuestionamiento de persona o entidad alguna.
  • El código fuente de Bitcoin debe ser accesible a todo usuario.
  • La participación en la red es libre y permitida a todos.
  • Las operaciones en la red no requieren de la identificación del usuario, es decir, no es necesario presentarse con su identificación para integrar la red.
  • Todas las unidades producidas son intercambiables, de allí que se le llame criptomoneda.
  • Los pagos realizados no podrán ser reversados ni eliminados una vez confirmados: todos quedan registrados y encriptados.

Orígenes del Bitcoin

  • Se fundamenta en los procesos desarrollados para proteger la propiedad de las firmas digitales, cuya tecnología a su vez se basa en la criptografía de clave pública. (Década de los setenta, en el siglo XX).
  • Wei Dai describe una propuesta para agilizar y facilitar los pagos electrónicos. Año 1998- protocolo b-Money.
  • El trabajo de Wei Dai fue complementado por Nick Szabo y Hal Finney.
  • Para 2008, Satoshi Nakamoto publicó un artículo en el que se describió Bitcoin.
  • En 2009 entra en funcionamiento la red P2P de Bitcoin a través de un programa cliente de código abierto y se generan las primeras bitcoines.

Proceso de producción

Todos los miembros de la Red Bitcoin comparten información de las operaciones realizadas, la cual se anexa al inicio de cada cadena de bloques para que los operadores, o mineros, como también se les llama,  procedan a validar la operación.

Si esto ocurre, todos los mineros la integran a la cadena de bloques, y se retransmite a todos los nodos. El ciclo se repite una y otra vez, hasta que todos los nodos hayan sido notificados. Es así como se genera el historial de posesión de cada criptomoneda, desde su origen, evitando que se use nuevamente un bitcoin ya utilizado.

El proceso de minado virtual es tan emocionante como el proceso de extracción del oro, y es igualmente tan competitivo como retador, pues todos los mineros se esfuerzan por ser los primeros en resolver el criptograma que se le asigna, lo cual realizan mediante ensayo y error.

El sistema se ha establecido de manera tal que todo el que desee minar, pueda hacerlo, mas las oportunidades de generar una cadena válida que se incorpore al bloque, dependerá de la potencia del equipo que emplee y el aporte que realiza a toda la red en general para su funcionamiento.

Otra condición es superar el grado de dificultad del criptograma que se le asigna, lo cual está regulado por una distribución de Poisson, la cual, estadísticamente calcula la probabilidad de ocurrencia de “hechos raros” y la frecuencia con que puedan sucederse, lo cual determina y limita la posibilidad de ocurrencia del hecho: el encuentro de la solución y la validación por cada nodo integrante de la Red.

Para restringir aún más la producción, el protocolo establece que sólo podrá generarse un bloque válido cada diez minutos, independientemente del trabajo que haga la red. Es como tener un enigma por resolver, tener sólo diez minutos para lograrlo, y cuando ya estás a punto de lograrlo, se acaba el tiempo, cambia la pregunta, y surge un “ganador”.

Otro número fijo en el proceso es el 2.016, que representa la cantidad de bloques procesados hasta que los nodos integrantes de la red vuelvan a ajustar la dificultad a resolver.

¿Cómo se generan los ingresos para los mineros?

A través de recompensas mineras. La recompensa equivale a 12.5 BTC por bloque. Asimismo, está establecido que cada 210.000 bloques, la recompensa se divide entre dos, o dicho de otro modo, se disminuye a la mitad. Esto reduce la recompensa progresivamente.

Está permitido que los usuarios aporten comisiones voluntarias, las cuales serán equivalentes a 1.3 bitcoins por bloque. Al hacer la representación de esta información en términos de moneda de curso legal, la recompensa equivale a 15.000 dólares por bloque, 34 dólares por transacción y 0.65 dólares como honorarios para los mineros.

De acuerdo al proceso descrito anteriormente, el premio por minar disminuye a medida que pasa el tiempo. Adicionalmente, constituye un trabajo arduo que no garantiza ingresos a corto plazo, por lo que se ha recurrido a la minería colaborativa, es decir, un grupo de operadores o mineros constituye un equipo de minería y comparten de esa forma el trabajo y los beneficios.

Para un minero que trabaje en solitario es posible que transcurran varios años antes de que extraiga finalmente un bloque, obtenga los 12,5 bitcoins más las comisiones que haya generado en el proceso, pero si este minero forma parte de un equipo, es posible conseguir fracciones de un bitcoin con más frecuencia – en días en lugar de años-, por lo que muchos optan por minar en equipo.

Ventajas del uso de bitcoin

Aún cuando Bitcoin no cuenta y no requiere del respaldo financiero tradicional que representan los bancos centrales de las naciones, muchas empresas se han permitido explorar las bondades de transar usando la criptomoneda o bitcoins.

De este modo, y con cierta precaución, lo reciben como forma de pago a cambio de servicios tales como telefonía, hosting de páginas web y otros que van surgiendo, mismos que poseen potencialidad de mantenerse en el tiempo y trascender el ciberespacio para materializarse en “el mundo real”.

Adicionalmente, si bien es cierto que el anonimato es permitido para efectuar las transacciones, al momento de intercambiar divisas si es requerido para los interesados “acudir” a una oficina virtual. De igual modo, se ha impulsado la creación de cajeros especializados en esta tecnología.

Poco a poco, las naciones y los gobiernos han ido revisando su legislación a fin de determinar la manera de incorporar el uso de las criptomonedas, y evaluar estrategias conducentes a definir posturas oficiales al respecto.

Desventajas de bitcoin

Lo limitado de su uso. Es necesario incorporarse a la red para poder poseer, acumular o intercambiar las bitcoines. Su valor estimado es cada vez mayor, pues se le compara con el oro y se le cotiza como él. Se estima que en la actualidad el valor por unidad equivale a 11.000 euros.

Visto así, el aspirante a ser poseedor de bitcoins deberá invertir una importante suma en moneda de curso legal. Por otro lado, quien deseare reconvertir el producto nuevamente en moneda de curso legal, se encontrará con que es más rápido hacerlo mediante el contacto directo con otro usuario interesado en entrar, para transar con éste y así recibir el monto en dinero de curso legal equivalente al valor estimado para su posesión virtual y ceder entonces dicha propiedad. Es lo que se conoce como pirámide.

Otra desventaja radica en que el número máximo de unidades existentes permitidas está determinado. Mientras mayor sea el número de usuarios en la Red, habrá menos unidades disponibles para cada uno.

Por otro lado, la dependencia de la conexión a Internet para poder registrar operaciones, o participar en la actividad de minería, la hace susceptible de altos y variados riesgos derivados de factores que el usuario no podrá controlar.

 

Ayúdanos compartíendolo